Derecho al olvido en internet

Ha sido una lucha de David contra Goliat. Tras un proceso que se ha dilatado durante más de 15 años y que ha pasado por diferentes tribunales e instituciones en España y Europa, finalmente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha fallado a favor del conocido como derecho al olvido frente a los intereses comerciales de Google. El alto Tribunal estima que cualquier ciudadano tiene derecho a exigir la cancelación de sus datos personales que aparecen en buscadores de Internet cuando la información hacia la que enlacen trate hechos carentes de relevancia pública y comporten un perjuicio grave o una lesión para los derechos del afectado. Por tanto, Google tendrá ahora que eliminar los enlaces correspondientes a informaciones en los que se tenga que aplicar este criterio.

Hasta el momento, en el ámbito judicial, Google, el buscador de Internet más utilizado en España, se ha negado a reconocer este derecho a los ciudadanos y ha recurrido sistemáticamente las resoluciones de la Agencia Española de Protección de Datos  ante la Audiencia Nacional  amparándose en que el buscador no está sujeto a la legislación española ni europea al tratarse de una empresa estadounidense; un argumento que también ha utilizado como justificación para pagar los mínimos impuestos en España y otros países. Sin embargo, la Ley si reconoce el derecho de oposición y cancelación de datos personales frente a los proveedores de servicios de búsqueda de Internet, siempre que se den ciertas condiciones, aun cuando estas empresas tengan su matriz fuera de la Unión Europea. Y la sentencia del Tribunal así lo ampara.