Reclamación contra su propia compañía de seguros

Reclamación contra su propia compañía de seguros

Reclamación contra su propia compañía de seguros en los casos en los que ésta no presta el servicio contratado conforme a las condiciones firmadas, cuando el asegurado no es conforme con la valoración que por daños propios efectúa su compañía, cuando no es conforme con la aplicación de alguno de los convenios a los que las compañías están adscritas y hay que reclamar a un tercero causante de los daños, cuando la compañía considera no viable una reclamación judicial por los daños o lesiones sufridos por el asegurado, teniendo contratada con la compañía la garantía de defensa jurídica y le dan una libertad de acción o cuando exista cualquier otro conflicto de intereses con su compañía aseguradora.