Derecho matrimonial y de familia

Derecho matrimonial y de familia

Asesoramiento en procesos de separación, divorcio y nulidad matrimonial, tanto de mutuo acuerdo como contenciosos y en procesos de Modificación de Medidas para extinguir o modificar las cuantías de la pensión de alimentos y compensatoria, régimen de guarda y custodia, visitas, patria potestad y atribución del uso y disfrute de la vivienda conyugal. También actua como Mediador en el ambito de la Ley de Mediación Civil y Mercantil. Consulte la respuesta a las dudas más frecuentes que nos plantean nuestros clientes sobre los procesos matrimoniales y de divorcio.

CAUSAS DE SEPARACION Y DIVORCIO

No es necesario invocar ninguna causa de separación o divorcio. El único requisito para que el juez conceda la separación o el divorcio es que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio.
Tampoco es necesario el transcurso de este plazo si existe un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

EFECTOS SEPARACION

La sentencia de separación produce la suspensión de la vida común de los casados, y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.

EFECTOS DIVORCIO.

El divorcio produce la disolución del matrimonio, de manera que se puede contraer nuevo matrimonio.

EFECTOS COMUNES A SEPARACION Y DIVORCIO.

Ademas de solicitarse la separación o el divorcio en estos procedimientos deben regularse otra serie de efectos que conciernen a los hijos comunes (alimentos, patria potestad, guarda y custodia, régimen de visitas), pensión compensatoria a favor de uno o de los cónyuges, uso y disfrute del domicilio conyugal, contribución a las cargas del matrimonio, uso y disfrute de la vivienda conyugal, liquidación del régimen económico matrimonial

ALIMENTOS.

Si el matrimonio ha tenido hijos y estos son menores de edad o mayores que conviven en el domicilio familiar y carezcan de ingresos propios deberá fijarse la cantidad que el progenitor no custodio deberá abonar en concepto de alimentos para sus hijos.

PENSION COMPENSATORIA.

El cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tendrá derecho a una compensación que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia.

La cuantía de la pensión compensatoria será la que establezcan de mutuo acuerdo los cónyuges y, en su defecto, la fijará el juez, que tendrá en cuentas diversas circunstancias: La edad y el estado de salud, cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo, dedicación pasada y futura a la familia, colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge, duración del matrimonio y de la convivencia conyugal, pérdida eventual de un derecho de pensión, caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge y cualquier otra circunstancia relevante.

Es importante saber que la pensión compensatoria es un derecho de los cónyuges al que pueden renunciar, y el juez no la puede conceder si el cónyuge no la solicitó, a diferencia de los alimentos para los hijos menores que el juez concederá aunque los progenitores no los hayan solicitado.

EXTINCION DE LA PENSION COMPENSATORIA.

El derecho a la pensión se extingue por el cese de la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona. Si se produce alguna de estas circunstancias es necesario solicitar la extinción mediante una demanda de modificación de medidas firmada por abogado y procurador.

USO Y DISFRUTE DE LA VIVIENDA CONYUGAL.

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario existentes en ella se atribuirá:
1º.- A los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.
2º.- Si algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.
3º.- No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

La vivienda conyugal es aquella donde el matrimonio desarrollo su vida en común, al margen de quien sea el propietario. Puede pertenecer a ambos cónyuges, a uno sólo de ellos o a terceros.

Si el uso de la vivienda se atribuyó al cónyuge no titular, para poder disponer de ella ( por ejemplo para venderla) será necesario el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

El derecho de uso atribuido en la sentencia de separación o divorcio puede ser inscrito en el Registro de la Propiedad, para que así pueda gozar de plena protección frente a terceros. Consulte con su abogado sobre la manera de lograr la inscripción.

REGIMEN DE VISITAS.

El progenitor que no tenga consigo a los hijos menores o incapacitados tendrá derecho a visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. El tiempo, modo y lugar de ejercicio de este derecho puede ser determinado por los cónyuges de mutuo acuerdo y en su defecto lo fijará el juez.

Es conveniente que su abogado redacte las cláusulas del régimen de visitas regule lo mas pormenorizadamente posible para evitar problemas futuros y continuos incidentes judiciales. Conviene, pues, que se establezcan con claridad los periodos de visitas, horario, lugar de recogida de los menores, personas autorizadas para recoger a los menores, y cualquier otra circunstancia necesaria atendiendo a los concretas necesidades del grupo familiar.

SINDROME DE ALIENACION PARENTAL.
En los problemas ocasionados por el incumplimiento del régimen de visitas surge la necesidad de evaluar si el hijo sufre el llamado "sindrome de alienación parental". La admisión de esta patología en los tribunales y por los psicológos no es pacifíca. La sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya de 27 de marzo de 2008 niega la existencia de este síndrome. Puede leer un comentario sobre esta sentencia en el boletín juridico nº 2 de mayo de 2008.

GUARDA Y CUSTODIA.

Los cónyuges de mutuo acuerdo o el juez en su defecto debera fijar en la sentencia de separación o divorcio el régimen de guarda y custodia de los hijos menores. Puede atribuirse la guarda y custodia a uno de los progenitores o acordarse el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos adoptandose las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos.

GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA. Podrá establecerse un régimen de guarda y custodia compartida de los hijos menores si existe acuerdo entre los cónyuges o lo decide el juez a instancia de uno de ellos, siempre que el Ministerio Fiscal emita informe favorable.

MODIFICACION DE MEDIDAS.

Las medidas adoptadas en un procedimiento de sepración o divorcio pueden ser modificadas posteriormente cuando se alteren sustancialmente las circunstancias. Será preciso instar un procedimiento de modificación de medidas, por medio de abogado y procurador, que puede ser de mutuo acuerdo o contencioso si no existe acuerdo entre los cónyuges.

En el caso de pensiones de alimentos o compensatoria, si el conyuge obligado al pago ha venido a peor fortuna, por desempleo, enfermedad, etc, es importante que solicite la modificación de medidas para adaptar las pensiones fijadas anteriormetne a su actual situación economica y evitar que pueda ser denunciado por un delito de impago de pensión, en el caso de que no pudiese abonar las pensiones.

REGIMEN ECONOMICO MATRIMONIAL.

La sentencia firme de separación o divorcio producirá, respecto de los bienes del matrimonio, la disolución del régimen económico matrimonial.
Los regimenes matrimoniales previstos en nuestro derecho son el de gananciales, separacion de bienes y participacion.
La liquidación del régimen economico matrimonial puede hacerse de mutuo acuerdo por los cónyuges en el convenio regulador. Si no existe acuerdo, es necesario seguir un procedimiento de división de patrimonios para inventariar los bienes, valorarlos y realizar las adjudicaciones a cada cónyuge

BIENES GANANCIALES.

Son bienes gananciales:

- Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges (salarios, pensiones, rendimientos de actividades profesionales).
- Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales ( rentas de alquileres, dividendos, intereses de fondos, depositos, plazos).
- Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos ( casa o vehiculo adquirido con dinero ganacial durante el matrimonio)
- Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos, en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.
- Las Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación de la Empresa o establecimiento concurren capital privativo y capital común, se aplicará lo dispuesto en el artículo 1.354.

La determinación de los bienes gananciales es una cuestión problematica en muchos supuestos. La sentencia del TRibunal Supremo de 26 de junio de 2007ha declarado que las indemnizaciones por despido improcendente percibidas por uno de los cónyuges durante el matrimonio son gananciales.

BIENES PRIVATIVOS.

Son bienes privativos.

- Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad .
- Los que adquiera después por título gratuito ( bienes adquiridos por herencia o donación).
Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos ( bienes adquiridos con el importe de la venta de otros bienes privativos)
Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges.
Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles inter vivos.
El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos ( indemnizaciones por lesiones)
Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.
Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.